Saltar al contenido
Almagro

Motilla del Azuer

yacimiento-motilla-del-azuer

La Motilla del Azuer es uno de los rincones más impresionantes que podemos visitar en Daimiel durante tu estancia en Almagro, porque no solo nos ofrece un entorno natural envidiable sino también el conocido yacimiento de Motilla, el cual se remonta a más de cuatro mil años.

Hoy en día el legado de aquellos habitantes nos ha permitido saber que construyeron diferentes líneas concéntricas de murallas y una torre de planta cuadrada, todo ello sobre un montículo de unos 40 metros de diámetro.

La Motilla se ha convertido en uno de los principales atractivos turísticos de la ciudad. Es una atracción habitual para los visitantes de toda España. La demanda es muy alta y es uno de los lugares a visitar como la ruta de los castillos.

Diego Clemente, director del museo comarcal de Daimiel, que ya visitó el yacimiento, explica que su anterior visita fue ideal para contextualizar la riqueza antropológica y cultural de Motilla del Azuer.

En el museo es posible comprender mejor la vida de estos pobladores, cuya presencia ha sido documentada por las excavaciones fuera de las murallas de Motilla, de una manera gráfica, educativa y didáctica.

Un lugar que derrocha historia

Durante la historia su uso fue bastante dispar, no solo como una original fortificación sino también como zona de parada ocasional para ganado lanar y porcino, pero también se utilizó como almacén de cereales como cebada y trigo.

Hay que recordar, qué, durante la Edad de Bronce, esta clase de asentamientos fortificados eran bastante comunes y desde estos emplazamientos se guardaban, gestionaba y controlaban los recursos propios como el agua, alimento, estabulación del ganado y también la producción tanto de cerámica como de otros productos artesanales.

Sin duda alguna, visitar este yacimiento es un viaje por la historia que nos remontará a momentos completamente ajenos y desconocidos para muchos de nosotros y nosotras, lo que hará que la experiencia sea verdaderamente increíble.

Podemos acceder al interior gracias a varias rampas y pasillos. Ya en el interior podemos encontrarnos el patio y dos recintos que están separados entre sí por una línea de muralla.

La desaparición de La Motilla del Azuer

Como reconoció el propio arqueólogo Miguel Torres, la desaparición de la cultura de la motilla del canal es «una cuestión abierta, que ha desencadenado un amplio abanico de debates científicos desde diferentes ángulos, por lo que es imposible determinar su desaparición, el motivo específico, o si debido a diferentes factores «. En la tercera etapa (1400-1350 aC) hubo abandono y «declive gradual». En este momento, la eventual inundación del río Azuer provocará el abandono de la zona. De hecho, el paisaje subterráneo de La Mancha esconde una vida llena de tesoros, en ocasiones gracias a descubrimientos como Motilla del Azuer, que tienen una larga cultura e historia.

El agua, un bien muy preciado

En el patio se encuentra un profundo pozo de unos 16 metros de profundidad, excavado hasta llegar a la capa freática y conseguir un bien tan preciado y necesario como es el agua para su abastecimiento. Esta infraestructura de tanta importancia fue funcional durante todo el tiempo de ocupación de este yacimiento.

El de Azuer es uno de los asentamientos prehistóricos más llamativos e interesantes de toda la Península Ibérica, donde destacan estructuras verdaderamente monumentales y muros de mampostería que aún mantienen muchas de sus características desde cuando fueron concebidas, como por ejemplo la altura de unos 8 metros aproximadamente.

Si se tiene la oportunidad de visitar Motilla del Azuer es muy recomendable hacerlo, no solo por el viaje en el tiempo que esto supone sino por la cantidad de información que se recibe, donde se tendrá un completo feedback de cómo se vivía en Castilla-La Mancha hace unos 4.000 años.

El Ayuntamiento de Daimiel, así como el Museo Comarcal de Daimiel, son los encargados de gestionar las visitas a este yacimiento arqueológico, donde las visitas incluyen tanto transporte en minibús al yacimiento como visita al mismo y al Museo.